lunes, abril 24, 2006

Carta Abierta a Zapatero

Sr. Rodríguez Zapatero:

Como española no quisiera ver cumplido en mi Patria aquello que en aras de la revolución, dijo en su día al ver que su proceder había sido equivocado, Simón Bolívar. "Hemos hecho la revolución, y sólo hemos arado el mar". Si le tengo que ser sincera, no sé en aras de qué, se empeña usted en enfrentar a unos españoles con otros; con sus políticas rancias y pasadas de moda confunde usted, y permita que se lo diga, la progresía con el progreso, y no sabe discernir según mi punto de vista lo que disfrazado de legítimo, tiene un significado torticero y amoral. Pone usted énfasis en destruir todo lo consustancial al ser humano, y a lo que representa el ser como alma mater de España, se empeña en despojar a esta Nación Española de su espíritu patriota, porque la Nación de uno no es su territorio, sino las personas que la componen. Ya sé que el ejemplo no le va a ser grato, pero mire a Estados Unidos, formada por personas de distintas y variadas procedencias, pero que todos sin excepción abogan por ser Americanos y hacen de ello su bandera.

Particularmente quiero a mi Patria Española, y no quisiera que fuera como las palabras que Ramiro de Maeztu (que de paso le diré, por si no lo sabe, y a esos que reivindican la memoria histórica y la reclaman ahora -usted el primero- que fue sacado caliente de su cama en la cárcel por gente del frente popular y le metieron un tiro, sin haber podido ni tan siquiera quitarse la legaña de los ojos), dijo un día acerca de España:
España prefiere su carrito de paralítica, llevado atrás y adelante por el vaivén de los sucesos ciegos, al rudo trabajo de rehacer su voluntad y enderezarse.

Para ser agradable, no turbemos su egoísmo de enferma con vanos reproches, y aunque la enfermedad acrezca... ¡SILENCIO!... ni una palabra.

Dejémosla dormir, dejémosla morir.

Cuando apunte otra España nueva, ¡ENTERREMOS ALEGREMENTE A LA QUE HOY AGONIZA
Por último decir que no estoy dispuesta a quedarme sentada viendo el entierro de Mi Patria. Quizá crea que manipulando los medios informativos a su favor los españoles somos unos paralíticos. Sinceramente creo que en esta ocasión se equivoca; usted despecha a una gran parte de españoles por el mero hecho de no ser de su cuerda; su famoso talante sencillamente no existe y nadie mejor que usted sabe el modo en el que llegó al poder. "España no merece un gobierno que mienta".

No desprecie nuestro sudor, y todo lo que nos hemos tenido que sacrificar para tener lo que hoy poseemos, para ver ahora en aras de una mal llamada progresía, cómo medran nuestros caudales -los pocos que tenemos- y cómo pasan a engrosar erarios ajenos, para pagar tanto desmán y a tanto chorizo terrorista y nacionalista en virtud de no sé qué puñetera historia del tiempo cavernario.

Por tanto pido su dimisión; no es usted ni un ser noble ni, mucho menos, un ser justo. Cuando los pueblos han tenido gobiernos con políticas como las suyas, al final han acabado en el desastre más absoluto.

Espero sólo una cosa, y es no encontrar a un comisario político delante de la puerta de mi casa, para acto seguido detenerme por decir lo que pienso, porque usted al igual que yo, sabe perfectamente que esta aberrante figura de comisario existe actualmente y no me refiero sólo en el ámbito policial, sino en el universitario, medios de comunicación y un largo etcétera; y esto no es vivir en Democracia.

PD: Una última consideración: no me conteste a este correo por boca de su Secretario de Presidencia. Si no lo quiere leer, no lo haga, ya he tenido varias respuestas desde su gabinete y son pura mentira.

Desde la tristeza, pero sin perder el ánimo jamás,

Technorati tags
Blogalaxia tags

Etiquetas: